martes

Un parroquiano de Medugorje se sanó de un cáncer con metástasis

Un parroquiano de Medugorje se sanó de un cáncer con metástasis

foto: www. 24.sata.hr

Poco después de empezar las apariciones de la Reina de la Paz en el Podbrdo algunas personas testimoniaron que se sanaron milagrosamente. Entre los primeros estaba Jozo Vasilj Cace que era ciego; después de lavarse la cara y los ojos con el agua donde había puesto las hierbas y la tierra del Podbrdo empezó a ver. Y, en el verano 1981, los padres del niño Daniel Setko, testimoniaron también la sanación de su hijo.

Después de esto y hasta hoy se han registrado muchísimos casos de sanaciones milagrosas por la intercesión de la Virgen Maria, sanaciones de cáncer, esclerosis múltiple, inmovilidad, ceguera y muchas enfermedades más. Existe documentación médica detallada del número significativo de estos casos. Entre ellos, se encuentra el caso de la sanación del Jozo Vasilj, de Medugorje, del cual hablaremos aquí.

Testimonio de Jozo Vasilj

Nací en Medugorje en el año 1953 en una familia católica donde recibí una educación religiosa. Acabé los estudios y trabajé en varios sitios. Cuando se apareció la Virgen pensé que era un don muy grande para nuestro pueblo y para el mundo entero. Me casé y tuve dos hijos. Gracias a Dios ya tengo nietos. Regularmente iba a la Eucaristía los domingos y la oración formaba parte de la vida de mi familia. Desde que se apareció la Virgen respondí a su llamada, iba al programa parroquial de la tarde, al Santo Rosario y a la Eucaristía.

La enfermedad y el diagnóstico

Participé en la guerra de mi patria como los demás hombres de mi edad hasta 1995 cuando empecé a sentir la enfermedad. Perdí muchísimo peso, tenia falta de apetito y me fallaban las fuerzas, y diariamente tenia fuertes dolores de cabeza, a finales del año 1995 los dolores eran insoportables, respiraba con dificultad, a veces no podía hablar y en una ocasión perdí el conocimiento, así que decidí visitar al médico que estaba en el pueblo de al lado que se llama Citluk.

Los médicos me hicieron las pruebas detalladamente y me enviaron a Split para hacer la prueba del escáner de cabeza. Gracias a la amabilidad de los médicos no tuve que esperar. Después de hacerme la prueba el diagnóstico no podía ser peor: cáncer de pulmón con metástasis en el cerebro. No me querían decir lo que tenía, pero a mi esposa sí que le dijeron: “Los médicos no podrán hacer nada en el caso de su esposo, solamente lo puede ayudar su Virgen de Medugorje”. Se llama así y es Madre de todo el mundo. Los médicos dijeron que me quedaban tres meses de vida. Después de esto me enviaron al hospital en Zagreb. Tengo que decir que el médico de Split no me cobró nada sabiendo que tengo dos hijos pequeños.

Fui a Zagreb el 3 de mayo de 1996 y estuve en el hospital nueve días. El diagnóstico era muy malo y todo el mundo se sorprendía de que me pudiera aguantar de pie y que no necesitara la silla de ruedas. Después de hacerme otra resonancia confirmaron el diagnóstico. Los médicos dijeron que no me podían operar y lo único que se podía hacer era intentar con quimioterapia. Cuando nuestros amigos, que viven en Austria, se enteraron de mi enfermedad, pidieron el diagnóstico para consultar en un hospital de Viena. Los médicos de allí también dijeron que la enfermedad era grave y que no se podía hacer nada.

Tenía fiebre diariamente

Después de salir del hospital iba recibiendo quimioterapia, pero yo no era consciente de todo lo que me estaba pasando. Ni mi familia, ni los médicos me decían qué es lo que me estaba pasando y qué es lo que realmente tenia. No tenía hambre, mi peso había bajado consideradamente y cada día tenía fiebre alta. Tomaba medicamentos pero la fiebre no bajaba. A pesar de estar así oraba como siempre diariamente pero tenía el miedo de la muerte. Lo único que repetía interiormente era: “Dios, gracias por todo, tómame, pero deja por lo menos que vea a mis hijos llegar a tener pan en las manos”, quería decir tener trabajo. Mi mujer, mis hijos y amigos oraban por mi salud. El año que enfermé todos ayunaron a pan y agua. Este ayuno en nuestros antiguos tiempos se llamaba zarinjanje.

Sanación en el aniversario de las apariciones de la Virgen

El cambio sucedió en el año 1996, el día del aniversario de las apariciones de la Virgen. Este día sentí hambre, pedí a mi esposa que me diera de comer un frankfurter y un poquito de pan, y además, un gran vaso de zumo. Me lo comí todo con muchísima hambre. Este día sentí que no tenía fiebre y después de comprobarlo era cierto: 36,5 grados. Este fue el más feliz aniversario de las apariciones de la Virgen en nuestras vidas. Todos juntos orábamos dando gracias a Dios y a la Virgen por la sanación porque fue la obra de Dios. Han pasado muchísimos años, pero no pasa ningún día sin que a través de la oración no demos gracias a la Virgen. La
oración y el ayuno en la familia cada vez son más fuerte.

Después de esto, me fui a Zagreb a hacerme la revisión médica. No se pueden imaginar la sorpresa que se llevaron los médicos después de hacerme las pruebas; la enfermedad había desaparecido totalmente. Gracias a Dios y a la Virgen, a los médicos de Citluk, Split y Zagreb. Cuando me recuperé del todo empecé a trabajar otra vez y, hace un año, me jubile.

Fuente: Glasnik Mira, nº4

Traducido por Sandra Barisic

http://www.totustuusreinadelapaz.org/index.php/medjugorje/conversiones-y-curaciones


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...