jueves

Mi testimonio de vida: Una segunda oportunidad

Siempre recordaré esa experiencia que tuve hace casi 3 años: en marzo 6 de 2011 me enfermé, la noche anterior  habíamos ido a la casa de unos amigos cristianos(estábamos en esa búsqueda de Dios)... cuando digo estabamos me refiero a mi esposo y yo.
El caso es que en la madrugada sentí un dolor fuerte en la parte baja de la espalda, al pasar el tiempo más aumentaba el dolor. Mi esposo me llevó a urgencias a la clínica Farallones, el médico me vió y me devolvió a la casa, diciendo simplemente: "si le sigue el dolor regresan". 
Así fué, pasó el día, habíamos quedado de ir a cine con mi hija mayor, preocupada, les dije vayan a cine, yo me quedo. Los dolores me seguían aumentando, pasó el día, era sábado. Regresaron de cine, por la tarde no aguante y fuimos otra vez a urgencias, hasta allí recuerdo, perdí el sentido creo. 
Cuando  me desperté estaba en cuidados intensivos, habían pasado unos días. Trataré de resumir lo que sentí y lo  que pasó en esos días:
Lo que sentía, soñaba y pensaba
Lo primero que yo pensé al despertar fue recordar el salmo 23 :" El Señor es mi Pastor, nada me faltará..." ese salmo me sereno, no sentía miedo ni nada malo, estaba tranquila. 
Recuerdo que estando en cuidados intensivos tuve un sueño: le decía a mi linda hermanita que debíamos ir a una finca  en La Cumbre, donde unas sobrinas, que organizaran todo para que hicieramos un sancocho de gallina. Ese sueño no tenía nada que ver con mi estancia allí,  pero lo recuerdo mucho, no sé por qué. Tal vez ese sueño era como una premonición  del Señor. Hoy vivimos en una finca en La Cumbre.
Sentía que mi esposo me dejaba sola, no iba a verme, él me dice que casi no me dejaba sola. En fin toda la familia y amigos estuvieron visitándome. El amor es lo mejor que El Señor nos dejó en la tierra.

Lo que pasó medicamente:
En ese tiempo y ahora tomo medicamento para la artritis, ellos ayudaron a agravar la crisis, tuve una sépsis urinaria, complicada con infección por una bacteria (E coli), cálculos renales, etc.
Me operaron los cálculos, estuve muy mal, me cuentan mi hermana y mi esposo. El médico dijo que tenía como un 30% de probabilidades de curarme. Estuve con oxígeno, era lo peor! cuando me ponían la máscara  no podía ver, eso me desesperaba. Usaba pañal ya que uno por sí solo no puede ir al baño. En fin esa parte no la deseo recordar mucho.
Lo mejor fué cuando un día vino una doctora, le dije: doctora: cuándo me dan comida? ese líquido no me llena, algo así: ella sonrío y dijo: si sigue así, la envió a un piso, así fue, al otro día, me subieron a una habitación de la clinica.
Mi hermana se quedó conmigo esa noche, al otro día casi devoro ese desayuno (soy comelona). Estuve como como 8 días más en la clínica, salí como el 21 de marzo. Estuve con terapias, sentía debilidad.
Ese año fué difícil, con varias infecciones urinarias, en control con el especialista, con un servicio que se llama: médicos en casa". Me operaron varias veces de otros cálculos renales.
A todo esto no tuve a mi mamá presente, no se le contó mi gravedad en esos días por temor a que su salud se afectara, luego mi hermana le contó.
El Señor me dio otra oportunidad:
Con el diagóstico, mi hermana se postró ante el Santísimo Sacramento y le pidió por mí, sintió en su corazón que El Señor le dijo: "Yo he venido para darles vida, y vida en abundancia"; así me recuperó Dios y me volvió a dar una segunda oportunidad.
Aprendí que NO TENEMOS LA VIDA COMPRADA, en cualquier momento se nos puede escapar de nuestras manos, sólo Dios sabe cuando, por eso debemos estar preparados, confesarnos con el sacerdote, confesarnos, estar en paz con El Señor.
Hoy doy gracias al Señor por todo lo que tengo: mi familia, mis hijos, mi hermana, mi esposo, sobre todo agradezco al Señor la segunda oportunidad que me dió, éste es mi testimonio. Volví a la iglesia católica, hoy voy a misa, profeso mi fé, trato de servir a otros, catequisar, estoy tratando de ser mejor cristiana, major madre, mejor esposa, con dificultades de salud, pero sólo Dios sabe lo que tiene para nosotros!!!.
Les dejo éste texto bíblico que me gusta mucho:
Isaías 41:10 10 Así que no temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...