domingo

MILAGROS EN NAVIDAD.

Historias reales para escépticos: 10 milagros navideños

La Navidad es una fiesta de origen religioso, pero su popularidad ha transcendido fronteras y hasta creencias, por lo que se ha convertido en una celebración universal, explicaviajeros.com. Una fecha para compartir y festejar, pero también una época de fe.
Razón por la cual varías personas, alrededor del mundo, aseguran que los milagros existen, y hay algunos que ocurren en plena Nochebuena o Navidad, como pruebas de esta fe. A continuación, De10.mx hace un recuento de 10 milagros navideños.
1. Resucita. Tracy Hermanstorfer, de 33 años, (edad que tenía Jesucristo cuando murió), iba a dar a luz en Nochebuena. Se encontraba en la sala de partos del Memorial Hospitalde Colorado, Estados Unidos. Su marido le estaba tomando la mano, como apoyo en el trabajo de parto, cuando de repente Tracy cayó en la cama sin respirar. Tuvo un paro cardiaco.
Los médicos trataron de reanimarla, pero sin ningún éxito, así que le dijeron a su esposo que harían una cesárea de urgencia para tratar de salvar a su hijo. Practicaron la operación, pero el niño nació muerto. Mike Hermanstorfer, el esposo, estaba recibiendo la peor noticia de su vida: su esposa e hijo habían fallecido en víspera de Navidad.
“Tenía su mano entre las mías cuando fui consciente de que se había ido, toda mi vida se me escurrió de golpe”, dijo desconsolado.
Pero el milagro estaba por ocurrir. Los médicos estaban tratando de reanimar al bebé cuando éste empezó a respirar por sí mismo. Segundos después Tracy volvió a la vida. El milagro había ocurrido. Publicado por lasextanoticias.com.
2. El regalo. Un hombre que vivía una situación económica muy mala se sentía presionado, porque sabía que no tenía nada para celebrar la noche del 24 y el día 25. Su familia la pasaría mal.
Justo seis días antes de Navidad, iba caminando a su casa cuando en el camino se encontró una caja llena de muñecas, eran como 40. Buscó alguna etiqueta con nombre o algo que lo llevara a dar con el dueño, pero ni siquiera había alguien cerca que se hiciera responsable.
La caja era una especie de milagro, un regalo que habían puesto justo en el camino de ese hombre. Cuando llegó a casa, le contó a su esposa y decidieron vender algunas de las muñecas, otras regalarlas a sus amigos que tampoco tenían dinero para los regalos de sus hijos y por último, apartar algunas para sus propios niños. Esta es una experiencia compartida en enfemenino.com.
3. El niño perdido. Era 24 de diciembre, apenas medio día, cuando en un pueblo se empezó a correr el rumor de que un niño, de apenas 2 años, se había perdido. Inmediatamente, se pidió la ayuda de los habitantes para buscarlo. Pasaban las horas y el niño no aparecía. El padre de una familia, era el jefe de la guardia civil que ya había iniciado la búsqueda; mientras que sus dos hijos y esposa, decidieron unirse a otro equipo de ayuda por parte de la iglesia. Se habían olvidado de todo, de la cena, los regalos, etcétera.
La gente del pueblo empezó a peinar las zonas cercanas, sin mucho éxito. Su madre relataba que se encontraba preparando la cena y el niño jugaba cuando le quitó la vista de encima por un segundo, ahí fue cuando desapareció. Lo buscó en la casa, el patio, con la vecina y nada. La noche estaba llegando a su fin y el pueblo entero seguía sin saber nada del pequeño.
La familia que ayudaba a buscarlo decidió regresar a casa pasada la media noche, directo a la cama, ya sin celebrar. Cuando amaneció, el niño seguía perdido y las esperanzas de encontrarlo eran casi nulas, cuando la guardia civil decidió echar un último vistazo al barranco que estaba cerca de la casa de la madre del niño. En medio de ramas vieron un bulto, pero no podían reconocer lo que era. El jefe de la guardia decidió tomar el control de la situación y llegó hasta el bulto para encontrarse con la sorpresa de que era el niño, que sólo estaba dormido y un poco mojado por la lluvia, pero sin rasguño alguno.
Corrieron con la madre, quien pensó que estaba muerto, pero cuando lo tuvo entre sus brazos, lo alzó agradeciendo la ayuda de todos y el milagro de haberlo encontrado vivo en esa Navidad. Historia de espacioblog.com.
4. El bebé que sobrevivió al desprecio. En Belém, Brasil, la noche del 24 de diciembre, una mujer daba a luz, pero no quería al bebé con ella, así que decidió deshacerse de él. Luego de tener al niño, cortó el cordón umbilical, lo envolvió en bolsas de plástico y lo abandonó en el patio de un vecino, informó starmedia.com.
La mañana del 25, en plena Navidad, vecinos de la madre, escucharon llantos de un bebé. Curiosos buscaron y encontraron en su patio la sorpresa de que les habían dejado un recién nacido. Inmediatamente llamaron a la policía y a una ambulancia.
Un milagro había sucedido, el niño estaba vivo después de que había  sufrido una terrible hemorragia que lo pudo dejar sin vida. “Ha estado a punto de desangrarse porque no tenía cosido el cordón”, dijo la enfermera que lo atendió. También se salvó de morir ahogado, porque la bolsa donde lo habían puesto la habían cerrado.
Un milagro dijeron los vecinos, que se combinaría con una acusación de intento de asesinato para la madre.
5. La guerra paró. El ejército nazi y el soviético se enfrentaron en una sangrienta batalla, en la que se disputaban el control de Stalingrado. La pelea duró desde junio de 1942 a febrero de 1943, ocho meses en los que se estima, murieron casi 2 millones de personas.
La noche del 24 de diciembre de 1942, era parte de uno de los inviernos más crudos que se sentían en el lugar. Los militares soviéticos, ante el asedio de las tropas nazis, contaban con muy pocas municiones, poca comida y poca leña para mantenerse calientes, por lo que su moral estaba tan baja como la temperatura.
Uno de los altos mandos decidió hacer algo para mejorar el ánimo de sus compañeros. Ordenó reclutar a los músicos más importantes de la URSS para que dieran un concierto en pleno centro de Stalingrado.
Artistas de todas las índoles llegaron, entre ellos el violinista Boris Goldstein, quien se apartó de los otros artistas para conocer las condiciones en las que vivían los soldados.
Ante sus ojos se encontraba uno de los escenarios más desoladores, aquél que olía a muerte, destruido por las bombas y devorado por el odio. Ese insólito paisaje conmovió a Goldstein, quien en medio del campo de batalla se puso a tocar su violín para los soldados que ahí estaban.
Las primeras interpretaciones eran melodías rusas, pues estaba prohibido tocar canciones extranjeras, pero el violinista ignoró las reglas y empezó a interpretar una melodía del alemán Johann Sebastián Bach.
Los militares de las trincheras alemanas escucharon la música y los disparos cesaron. Un silencio, acompañado sólo por el violín se creó. Cuando el músico paró, unos soldados rusos le pidieron seguir con el espectáculo y el accedió. Siguió tocando más de Bach. Los alemanes terminaron cantando villancicos alemanes tradicionales y los rusos, algunos de ellos. Así por hora y media, como un milagro de Navidad, la guerra paró, describesentadofrentealmundo.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...