jueves

TESTIMONIO SOBRE EL CIELO

Quienes han visto el cielo dicen que su belleza es indescriptible


Más allá de la comprensión humana.

El cielo está más allá de la comprensión humana. Una y otra vez oímos hablar de su belleza. Una y otra vez oímos decir que aquellos que llegaron al Cielo están en un estado de completa satisfacción.

el cielo



















Ellos están en el más alto nivel bienestar. Son consumidos por el amor que va más allá de cualquier amor que alguna vez sintieron. Ellos son felices. Son más que felices.
La alegría que sienten es un estado normal y constante. No hay más dolor. No hay más sufrimiento. No hay más preocupación por el cuerpo. No hay más preocupación por el dinero. Ya no hay necesidad de ropa o habitación y no hay más soledad. En el cielo las almas aman con un amor desconocido en la esclavitud de la vida terrenal y se unen a los que les han precedido.

¿QUÉ DICEN LOS VIDENTES ACERCA DEL CIELO?

Videntes de Medjugorje describen un gran espacio con una luz brillante que nunca se desvanece. Una luz que no se refleja en los objetos sino que se irradia de ellos.
No es como nada de la tierra. También están los colores. El brillo, la textura y la variabilidad de los colores están más allá de colores tierra. El color más hermoso de la tierra, el más increíble azul, no es más que una sombra de azul celestial.
Todo en la tierra es una mera sombra. Las personas a menudo son vistas por los videntes llevando túnicas de color rosa, gris o amarillo, y esta es también la forma en que lo describen quienes tuvieron una experiencia cercana a la muerte: trajes que no son realmente de este mundo, descritos como color pastel.
Hay música. Hay música celestial. Tampoco ella es como nada en la tierra. La música es de un coro real de ángeles y es una música hermosa, calmante y exaltante, un sonido que alaba a Dios constantemente.
Hay aromas exquisitos. Los olores están también más allá de la tierra.

LAS REUNIONES CON LOS SERES QUERIDOS

Y luego están las reuniones con sus seres queridos.
“Vi a mi abuela a quien nunca había conocido”, dijo una mujer de Louisiana que tuvo una experiencia cercana a la muerte.
“Ella murió mucho antes de que yo naciera. Ella estaba sonriendo. Recuerdo que decía el Rosario. Nunca la había conocido, pero yo sabía que era ella. Había algunos edificios. Todo era de oro y plata y joyas. Todo irradiaba. Y el olor oh. Todo estaba en una hermosa niebla. No hay manera de que usted no vaya a querer estar delante de Dios, incluso con un poco de imperfección. El cielo es tan hermoso que no se desea ensuciar con cualquier cosa en su alma. Había personas que cuidaban a los bebés en un lugar como una nursery. Usted sabe quiénes son, pero no se parecen a usted o a mí.”
“Me acuerdo que la Santísima Madre estaba allí y ella es absolutamente hermosa”, agregó esta mujer. “Siempre pensé que era insignificante, pero ella me conocía. Había oído todas mis oraciones. Y Cristo me mostró a los ángeles que me había enviado cuando yo necesitaba a alguien”.
“La gente en el cielo canta. Tienen trabajo que hacer. No sé lo que estaban haciendo, pero todos estaban muy ocupados y todos eran muy felices. Todo el mundo estaba vestido de lo mismo, algo largo, blanco, rosa, azul , como túnicas. Todos ellos parecían de la misma edad, en sus veinte o treinta años. Allí estaba mi abuela, que se veía muy joven y radiante”.
“Vi un poco del trono de Dios. No se me permitió ver a Dios y sé por qué. No voy a ser capaz hasta que me juzgue un día. Si la pequeña parte del trono que vi es una indicación del tamaño de Dios mismo, Él es enorme, y los ángeles que vi arrodillados allí alabando y cantándole a él eran enormes, y yo sólo podía ver una pequeña parte minúscula de la silla”.

LOS PAISAJES DEL CIELO

Otra persona, un médico cristiano llamado Richard Eby, se encontró con “un magnífico, blanco, flores de cuatro pétalos” y música celestial que era muy diferente de todo lo que sabemos.
“En un abrir y cerrar descubrí por qué”, dijo. ”No tenía ritmo, venía de todas partes. Me di cuenta de que mi vestido blanco, además emitía luz blanca y pura, y cantaba en voz baja, igual que mi cuerpo, las flores, los árboles, las colinas, y cielo” (véase 1 Crónicas 16 :31-33).
Cuando el Dr. Eby le preguntó por qué la música no tenía ritmo, se le dijo que era porque en el cielo no hay tiempo para dividir en golpes.
El médico también registró un aroma delicado (una exquisita fragancia que nos recuerda el “olor de santidad”) y encontró que su cuerpo era transparente y auto-luminoso – sin peso y nebuloso. Su túnica de seda sentía rara.
El paisaje,
“Se extendía por millas colina abajo de cielos despejados de un color nuevo para mí, de una luz de oro blanco iridiscente” escribió en un libro sobre su experiencia con Jesús.
“Árboles de hoja perenne perfectas cubrían las colinas que se elevaban desde el fondo del valle alfombrado de flores. Los árboles parecían un poco al árbol de la vida, pero eran demasiado majestuosos y perfectos para ser terrenales”.
Dijo que la hierba,
“crecía densa y sin una sola hoja rota.”
Esto es muy similar a una descripción antigua que dio el Papa Gregorio el Grande hace muchos siglos de un hombre llamado Esteban, que después de cruzar “el puente” se encontró con:
“prados deliciosos alfombrados con hierba verde y flores perfumadas. Las praderas parecían ser lugares de encuentro para las personas vestidas de blanco. Tal olor agradable llenaba el aire, al punto que el dulce aroma por sí era suficiente para satisfacer a los habitantes que paseaban allí. En ese lugar cada uno tenía su propia vivienda independiente, llena de luz magnífica”. 
Hay cielos y lagos azules y una panoplia de flores mixtas, todo en oro o plata. Las personas se ven muy, muy felices, porque el cielo está lleno de luz inmensa y todo el mundo lleva una sonrisa constante. Cuando hay edificios, no parecen tener barreras o muros. Hay lo que parece mármol, pero no de piedra real. No lo podemos imaginar en términos físicos. Hay paisajes pero no son físicos. Son límites. Todo parece como diamantes y estrellas y en Medjugorje hubo descripciones similares. El cielo se describe como un lugar donde la gente siempre estaba cantando con los ángeles flotando por encima y la alegría en los rostros, de tal manera que va más allá de la representación.
La gente en el Cielo conoce la plenitud absoluta, dijo la vidente de Medjugorje Vicka.
“Los árboles, los prados, el cielo son totalmente diferentes a cualquier cosa en la tierra”, agregó la vidente Mirjana Soldo. “Y la luz es mucho más brillante. El cielo es hermoso más allá de cualquier comparación posible con nada de lo que conocemos en la tierra. (Las personas) estaban caminando en un hermoso parque. Ellos lo tienen todo. Ellos no necesitan ni quieren nada. Están totalmente satisfechos”.
Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...