miércoles

LA MUERTE , LO QUE OCURRE EN EL ULTIMO MINUTO.



TODOS PENSAMOS EN ESE ULTIMO MINUTO DE
NUESTRA VIDA.

LO HERMOSO ES QUE DIOS  SABE DE NUESTROS TEMORES,  ES POR ESTO QUE NOS PERMITE CONOCER LAS EXPERIENCIAS QUE HAN VIVIDO NUESTROS HERMANOS,  DIOS LOS BENDIGA.

Que pasa en el último minuto del pasaje de la vida a la muerte No escapamos a nuestro destino. Nuestro destino es la vida eterna o nada, el ostracismo, porque si bien existe el purgatorio, éste no es lugar definitivo sino de tránsito y conversión. El momento de la partida de la vida terrena está repleta de relatos de quienes están partiendo, de familiares y amigos del moribundo y de aquellos que, por distintas causas, han regresado. Sus historias nos dan paz, seguridad, confianza y alegría por los que se van y por los que le acompañarán luego, pero que hoy se quedan en la tierra. SE SIENTEN LOS ÁNGELES Hay un viejo libro llamado Dying Testimonies of the Saved and Unsaved(Testimonios de moribundos salvos y no salvos) por S. B. Shaw que relata las experiencias de moribundos. Hay grandes lecciones en las historias de aquellos que se acercan (o en algunos casos, pasan) el umbral. De alguna manera, lo que escuchamos de una persona que en realidad se aproximó y tuvo visiones de la eternidad significa más que una especulación teológica (como el mismo San Agustín, después de una experiencia así, tan claramente proclama). Anna Crawson, una mujer de fe en China Spring, Texas, que había trabajado en la “viña del Señor” y que justo antes de pasar le dijo a su afligido esposo: “¡Oh, puedo ver a los ángeles todos en la habitación. Me voy al cielo. Nos vemos allí!” (Poco después, su esposo fue liberado de una serie de malos hábitos – como por su intercesión – y, de hecho, murió cuatro años más tarde.) Otro reporte de ángeles (este cuento tienen más de un siglo de antigüedad) fue de Julia E. Strail de Portlandville, Nueva York, que escribió acerca de una mujer mayor en Worcester, Nueva York, que había sufrido una larga enfermedad, sin quejarse. Durante los últimos tres días de su vida – mientras se preparaba para salir de las orillas del tiempo – exhortó a sus hijos y vecinos que acudieron a su lado para prepararse para encontrarse con su Dios. Cuando lloraban, ella les dijo: “¡Oh, no lloren, este sufrimiento se acabará pronto! ¡Oigo a los ángeles cantando alrededor de mi cama! ¡Este pobre cuerpo pronto estará en reposo!”. Y entonces pasó al reino eterno donde no hay muerte, nunca más. Tampoco odio. TAMBIÉN ESTÁN LOS QUE VAN A LA NADA.
¿Hay experiencias negativas? Las hay. Morimos como vivimos. Hay quienes claman en el miedo de sus lechos de muerte que los diablos les están esperando, para armarse de valor. Esto es más pronunciado entre los ateos y otros que desprecian a Dios. El dinero no sirve de nada. No se puede sobornar a la muerte. Algunos intentan cambiar en el último momento. La desesperación tiene muchos adeptos. Otros se niegan a ceder por su arrogancia. “Es demasiado tarde, ya es demasiado tarde”, era el lamento de más de una persona en estas historias (a menudo, ricos). Es literalmente el crujir de dientes. “¡Madre! ¡Estoy perdido! ¡Perdido! ¡Perdido!” fueron las últimas palabras de un joven. “¡Maldito! ¡Oh, madre, sálvame, los demonios han llegado por mí.” Un hombre rico que nunca se había permitido a nadie hablar acerca de religión en su presencia advirtió en su lecho de muerte: “a todos los presentes a no vivir como él había vivido”, y hundirse “al infierno con el diablo. Por fin volvió la cara hacia la pared y clamó con un grito horrible, ‘Demasiado tarde, demasiado tarde, demasiado tarde’ y su alma partió a la eternidad.” LA HERMOSURA DEL DESTINO Lo contrario es cierto, por supuesto, para aquellos que aman a Dios. Dijo una mujer convertida en su lecho de muerte, al contemplar a Cristo, “si esto es la muerte, quiero estar siempre muriendo”. “¡Qué hermoso que parece todo!”, dijo otro identificado sólo como Harvey, sobre la luz del más allá. “¡Oh, cómo me gustaría tener la fuerza para decirle a todos que soy más feliz en un minuto de lo que alguna vez lo fui en toda mi vida juntos!” El vio a una hermosa mujer llamada María. ”Aquí está, con dos ángeles con ella. Han venido a por mí”. Murió con “una sonrisa retenida en su semblante”. ¿Purificación? Tal vez. Sí. Pero después de eso, la presencia de Dios, para siempre. LA ALEGRÍA QUE SE EXPERIMENTA Por extraño que parezca, y como estos viejos cuentos muestran, la muerte de los justos no debe ser vista como una escena morbosa en alguna funeraria que hace dinero con las escenas morbosas, sino como una alegría que viene de forma gratuita. Por sus frutos los conoceréis. Un hombre de Fredrickson, Missouri, identificado como Hermano Watts. Él también había trabajado en la viña. Él había predicado durante cuarenta y cinco años, y según lo contado por un ministro que lo atendía, el reverendo E. Ray: “Yo he predicado muchos sermones en funerales, pero no recuerdo que haya visto tanta alegría como en esta ocasión. El Hermano Watts sufrió mucho al principio durante su enfermedad, pero durante sus últimos días en la tierra, mientras que el hombre exterior se debilitó y murió, el hombre interior se hizo más fuerte día a día. El último día parecía de hecho una puesta de sol de oro, o más bien el sol de la justicia con la salvación en sus alas, y falleció en una avalancha de gloria, con paz en la tierra y buena voluntad para con los hombres.” “Él le decía a su esposa con frecuencia ‘estoy en un renacimiento de la religión’. Su esposa me dijo que el último día que vivió en la tierra cantó solo, “¡Qué firmes cimientos, oh santos del Señor, es poner la fe en tu excelente Palabra!” “A medida que su esposa sentía profundamente su pérdida, ella le dijo: ‘Quiero ir contigo’. No, me respondió, ‘hay que esperar’. Y así, con dulzura pasó a la vida, tranquilo como una mañana de mayo, con los pies bien apoyados en la Roca de la Eternidad. ‘¡Qué firmes cimientos!’“. Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...