sábado

ÁNGELES CUSTODIOS/PADRE PÍO

El Ángel de la Guarda
 
                 







www.padrepio.catholicwebservices.com/.../El_Angel_de_la_guarda.htm

Un italo-americano que vivió en California, a menudo comentaba  a su Ángel de la guarda, que por piedad le refiriera un recado importante al Padre Pío; un día, después de la confesión, le habló en la iglesia al Padre Pío; y le preguntó que si su Angel de la guarda le había confiado el recado, y le comentara ciertamente lo que el ángel le dijo: - el  Padre Pío le  contestó - ¿tú crees que yo soy "sordo"?  Y  el Padre Pío le repitió  lo que pocos días antes le  dijo a su Ángel de la Guarda.
El Padre Lino contó. Estaba rogando a mi Ángel de la guarda para que interviniera y le hablara al  Padre Pío en favor de una señora que estuvo muy mal. Pero me pareció que las cosas no cambiaron para nada. Encontré al Padre Pío, y le dije: Padre he rogado a mi Ángel de la guarda, para qué te encomendara a  aquella señora, ¿es posible que no lo haya hecho? …” ¿Y tú qué cosa crees, que sea desobediente como  tú y yo?” 
El Padre Eusebio contó. Estaba viajando a Londres en avión, contra el consejo del Padre Pío que no quiso que yo usara este medio de transporte. Mientras sobrevolamos el canal de la Mancha una violenta tempestad atacó el avión, y nos encontrábamos en grave peligro. Entre el terror general yo recité el acto de contrición y, no sabiendo  que otra cosa hacer, le mandé al Padre Pío a mi Ángel de la guarda, suplicándole  ayuda urgente. De regreso  a San Giovanni Rotondo fui a ver  al Padre Pío. "Chico" - me dijo - "¿Como estás?” “¿Ha quedado bien todo?” ¿- "Padre, le dije; estuve a punto de morir" - "Y entonces por qué no obedeces?”- "Pero yo le he mandado al Ángel de la guarda"... - ¡Y menos mal que ha llegado "a tiempo"! 
Un abogado de Fano, Italia, estaba regresando  a  su casa en Bolonia, Italia. Él estaba conduciendo su vehículo que era un modelo FIAT 1100. En el vehículo se encontraban su mujer y sus dos hijos. En algún momento, sintiéndose cansado, el abogado debió ser reemplazado del volante por su hijo mayor, Guido,  el cual se encontraba  durmiendo. Después de algunos kilómetros, en las cercanías de San Lázaro, también el hijo  se durmió. Cuando se  despertó, se dio cuenta de encontrarse a un par de kilómetros de la población de Imola. Asustado él gritó: "¿quién ha conducido  el carro?FOTO10.jpg (4634 byte)  ¿Les ha  ocurrido algo?... - No - le contestaron todos. El hijo mayor, se despertó y dijo haber dormido intensamente. La mujer y el hijo menor, incrédulo y maravillado, dijeron de haber constatado un modo de conducir diferente de lo usual: a veces el coche estuvo a punto de chocar contra otros vehículos pero a última hora, los evitó con maniobras perfectas. También la manera de hacer las curvas era diferente. "Sobre todo" dijo la mujer no nos ha golpeado "el hecho que tú te  has quedado inmóvil por mucho tiempo, y ya no has contestado a nuestras preguntas... "; dijo el marido: "Yo no pude contestar porque  me dormí. Yo me quedé  dormido por quince kilómetros. No he visto y no he sentido nada por qué me dormí.... Pero ¿quién ha conducido el automóvil? ¿Quién ha impedido los accidentes?”... Después de un par de meses el abogado fuè a San Giovanni Rotondo y el  Padre Pío, en cuanto lo viô, apoyándose en su hombro, le dijo: "Tú te quedaste  dormido y el Ángel de la guarda te condujo el vehículo". El misterio fue revelado.
Una hija espiritual del Padre Pío estaba dirigiéndose  al convento, caminando  por el campo. El  Padre Pío la esperó en el Convento de los Capuchinos. Era en tiempo de invierno y nevaba. Los grandes copos de nieve que cayeron, hicieron más difícil el camino. A lo largo de la calle, totalmente nevada, la señora tuvo la certeza  de que no  llegaría a  tiempo a la cita con el fraile. Llena de fe,  en su Ángel de la guarda, le suplicó  que avisara al Padre Pío que había llegado al convento con notable retraso a causa del mal tiempo. Llegando  al convento pudo constatar con enorme alegría que el fraile la esperó detrás a una ventana, de dónde, sonriendo, la saludó.
A menudo el Padre Pío se encontraba de pié en la  Sacristía y saludaba a algún amigo o a sus hijos espirituales dándole algún beso. Y un hombre comentó que debía de darse su puesto de hombre sin repartir besos, nada más que la bendición, y para asombro de él mismo el 24 de diciembre de 1958 se encontraba  de rodillas, a los pies del Padre Pío suplicándole que lo confesara. Al terminar  la confesión lo miró y, mientras el corazón le palpitaba fuertemente  por la emoción, le preguntó al Padre Pío  "¿Padre,  hoy es Navidad, puedo darle las enhorabuenas dándoos un beso? Y él, con una dulzura que no se puede describir con la pluma pero solamente imaginar, me sonríe y dice: "Adelante, hijo mío, no  perdamos más tiempo". También  él me abrazó. Lo besé y como un pájaro, alegre, emprendí el vuelo hacia la salida lleno de delicias celestiales. ¿Y que decir de los  golpes sobre la cabeza? Esa vez, antes partir de San Giovanni Rotondo, deseé una señal  particular de predilección. Su bendición no fuè suficiente. Yo también quise como dos pequeñas bofetadas sobre la cabeza dos paternales caricias. Tengo que subrayar que nunca él me hizo carecer de  lo que yo como un niño, quise recibir de él. Una mañana, hubieron muchas personas en la Sacristía de la iglesia pequeña y mientras el Padre Vincenzo en voz alta exhortó, con su usual severidad, diciendo: "¡no empujáis... no apretáis las manos del Padre... os hacéis atrás"! Yo me desalenté y pensé: "Partiré, y esta vez no tendré los golpes sobre la cabeza". No quise presentarme y rogué a mi Ángel de la guarda fuera mi mensajero y le dijera al Padre Pío estas palabras: "Padre, yo parto, deseo la bendición y los dos golpes sobre la cabeza, como siempre. Uno por mí y otro por mi mujer". "Hacéis alarde, hacéis alarde", el padre Vincenzo todavía  le repitió mientras el Padre Pío empezó a caminar. Sentí una gran ansiedad. Lo miré tristemente. Y he aquí,  él se acerca,  me sonríe y una vez más me dìò dos palmaditas sobre la cabeza y también me hizo el honor de extenderme su mano, la cual pude besar.
Una mujer se sentó en la plaza de la iglesia de los Capuchinos. La Iglesia estaba cerrada, pues ya era tarde. La mujer rogó con el pensamiento, y repitió con el corazón: "¡Padre Pío, ayúdeme!  De esa manera rogó y su ángel guardián  habló al Padre Pío, ve pronto a ayudarla o  de otro modo su hermana muere! “De la ventana, la señora oyó la voz del Padre: "¿Quién me llama a esta hora? ¿Qué sucede? La mujer le dijo al Padre Pío que la hermana estaba enferma, y el  Padre Pío se trasladó  en bilocación y curó a la enferma.
Un hombre le dijo al Padre Pío: Yo no puedo venir siempre a donde UD., pues, mi sueldo no me permite  efectuar viajes largos - el Padre Pío contestó: "¿Y quién te ha dicho de venir aquí? ¿No tienes tu Ángel de la guarda? Le dices a tu ángel que cosa quieres, lo mandas acá, y recibirás  la respuesta."
Cuándo el  Padre Pío  era un joven sacerdote le escribió a su confesor: " por la noche, cuando los ojos están a punto de cerrarse, veo el Paraíso que se abre delante de mí. Y yo,  me siendo  tan feliz  por esta visión,  que duermo con una sonrisa de dulce beatitud sobre los labios y con una perfecta calma sobre la frente, esperando que el pequeño compañero de mi infancia venga a despertarme para cantar juntos las alabanzas matutinas al Querido y gran amor  de nuestros corazones."
El Padre Alessio un día se acercó al Padre Pío con  algunas de las cartas en la  mano para preguntarle  algunos consejos;  pero el Padre Pío contestó bruscamente: "¿Chico, no ves que tengo que hacer? Déjame en paz". El  Padre Alessio quedó mal y se marchó avergonzado. El  Padre Pío acudió poco tiempo después, lo llamó y le dijo: ¿No has visto todos aquellos Ángeles que estuvieron aquí alrededor de mí? Fueron Ángeles de la guarda de mis hijos espirituales que vinieron a traerme sus mensajes. Tuve que darles las respuestas rápidamente." 
Un médico le preguntó a Padre Pío: "Muchos Ángeles siempre están cerca de ella. ¿No le molesta? - el Padre contestó con sencillez - "No, son tan obedientes."
A una persona dijo: "Por tu mamá rogaremos, para que el Ángel de la guarda les haga compañía"
Uno de los hijos espirituales del Padre dijo en una oportunidad: "Parece que el Padre es tan  Piadoso que  escucha siempre los que lo llaman. Una tarde, muchas personas que apenas le llegaron a San Giovanni Rotondo, hablaron del Padre Pío. Ingenuamente enumeraron las gracias que quisieron preguntarle y preguntaron a sus Ángeles de la guarda si podían  llevar los mensajes al Padre Pío. Al día siguiente, después de la Misa,  el Padre Pío los regañó justamente: “¡Bribones! ¡Tampoco por  la noche me dejan tranquilo!”, la sonrisa desmintió las palabras. Ellos entendieron que el Fraile les habría atendido. 
¿Pero vos, Padre, oíd lo que el ángel os dice? Una persona preguntó. Y Padre Pío: "¿Y tú que  cosa crees, que Él sea desobediente como tú? Mándame a tu Ángel de la guarda."
Es inútil que me escribas, porque no puedo contestar. Mándame al ángel, siempre. Pensaré en todo”.
“El ángel me ha referido de las frases que me han hecho comprender tu desconfianza”.
“Invoca a  tu Ángel de la guarda, que te iluminará y te conducirá por el camino verdadero a Dios. Es Dios el que te lo ha puesto, cercano está de ti;  por tanto  debes valerte de él”.
“Y si la misión de nuestro Ángel de la guarda es grande, aquel del mío es  ciertamente más grande, considerado que él como un maestro, tienen que explicarme las otras idiomas”.
“Manda el Ángel de la guarda que no paga el tren y no consume los zapatos”.
Para las personas que están solas, hay el Ángel de la guarda.
 
linea.gif (3372 byte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...