martes

LAS ALMAS DEL PURGATORIO, NOS AYUDAN !



2005 Caracas: Este hecho ocurrió en Venezuela, en el año 2005. Una joven, que estaba estudiando en la universidad, se encontró con la necesidad de prolongar su jornada de estudios mucho mas tarde de lo que habitualmente lo hacía. El problema que esto le acarreaba, es que cuando era tan tarde, perdía los enlaces de autobús normales, y para coger un transporte público, no le que quedaba más remedio que pasar por un descampado, ya de noche,  en el que moraban la peor morralla de la ciudad. La joven, vio pues acongojada que no tenia mas remedio que pasar por ese descampado. Se armó de valor, y rezando con gran devoción a las almas del purgatorio pidiéndoles protección, se adentró en él. Al poco de atravesarlo observo como un joven, con muy mala pinta, se quedó mirándola detalladamente y  empezó a acercarse a ella, pero de pronto se detuvo. Ella siguió caminando, hasta que aliviada llegó a una calle normal. A la mañana siguiente, al levantarse, mirando los periódicos de su padre, observo como en las noticias se anunciaba que una muchacha había sido violada y asesinada en el mismo descampado que media hora antes ella había atravesado. Al ver esta noticia se dolió mucho por la muchacha asesinada y decidió contar a la policía lo que ella había visto. Gracias a sus indicaciones, la policía logró detener a ese joven que tan mal la había mirado, y este reconoció que efectivamente había asesinado y violado a esa criatura. Al preguntarle la policía porque no había hecho lo mismo con otra joven que media hora antes había pasado por allá, él contestó que iba a hacerlo, pero se detuvo bruscamente al observar como esa estudiante estaba flanqueada por dos sólidos gallardos que visiblemente la protegían. La policía volvió a interrogar a esta joven, y ella les confirmó que había atravesado el descampado absolutamente sola!!

REMORDIMIENTO: un sacerdote estaba sobre su lecho de muerte, y su confesor trataba en vano de excitarle la confianza en Dios; le hablaba del bien que había hecho durante su vida, almas que había salvado. <<¡ Oh! Exclama el moribundo, con una voz desgarradora, usted no me habla del bien qué debía hacer, qué podía hacer y qué no hice; ¡lo que me asusta de momento, son mis omisiones!>>


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos, dejen sus comentarios y sugerencias con el debido respeto,con gusto los tendré en cuenta, Dios los bendiga.

Stay Connected

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...